Noticias

OCT
18

Técnicas para leer y no quedarse dormido

Descubre una serie de técnicas para leer y no quedarse dormido mientras ejerces uno de los hobbies más divertidos del mundo.
Técnicas para leer y no quedarse dormido

Seguramente es algo que nos ha pasado a todos. Tras un largo día de trabajo y esfuerzo, llega nuestro momento de relax, cogemos el libro, comenzamos con las primeras líneas y… En breves minutos estamos en las dulces manos de Morfeo. Pero, ¿hay forma de evitar esto y disfrutar de la lectura un buen rato sin caer rendidos? Sí, usando estas técnicas para leer y no quedarse dormido.

Recuerda que un sillón cómodo, una mantita y un libro es un plan genial. Pero el sueño apremia, pues vivimos a gran velocidad hoy en día y el cansancio hace mella. Aun así, si la lectura es entretenida y engancha, raro será caer rendidos, ¿no? Es decir, un amante del terror, probablemente no caiga si lee a Stephen King, por hablar del gran maestro del miedo.

5 técnicas para leer y no quedarse dormido

Aun así, por más que nos guste un libro, dormirse leyendo puede llegar a ser inevitable… A no ser que pongas en práctica estas técnicas. Toma nota:

  • Iluminación de la sala: no leas con una pequeña linterna y el resto de la sala oscura. Es importante tener una luminosidad agradable y cómoda para no caer rendidos.
  • Postura adecuada: si leemos tumbados, tenemos más posibilidades de dormir, lógicamente. Lo suyo es sentarse de forma ergonómica frente a una mesa tensionando la espina dorsal.
  • Descansos fijos: si eres lector de largo recorrido, recuerda descansar cinco minutos cada media hora o tres cuartos. Toma un vaso de agua, camina y desentumece el cuerpo, aguantarás más y rendirás mejor.
  • Movimiento: existen estudios que afirman que diez minutos de paseo aumentan la energía durante las siguientes dos horas. Así que, cada par de horitas, un paseo por casa o a la calle a ver si todo está correcto.
  • Descansar: obviamente, si ignoras el cansancio, cada vez estarás peor. Así que, recuerda, un adulto necesita unas horas mínimas de sueño al día. Como poco, toma lo que se llama power nap, una siesta energética de 15 minutos y vuelta a la lectura.

Esperamos que con estas técnicas te olvides del sueño mientras lees y venzas al cansancio para seguir navegando por esos mundos de palabras e imaginación.

Volver a noticias